La Agenda

Versión Digitál

Número 18

Año: XVI

Jueves 24 de abril de 2014


La Agenda para Imprimir

Si desea obtener el último número de La Agenda en formato PDF, haga Clic Aqui


Inicio > Actualidad

Actualidad

Dr. Ángel Manuel Rodríguez: “Santo es aquello que está al servicio de Dios”

El hecho de que este Primer Concilio Ministerial de la Unión Argentina se realice en la Universidad Adventista del Plata, ha permitido a La Agenda recoger el pensar de destacados participantes acerca de los ejes temáticos que se abordaron en este contexto y sobre las actividades programadas para este año en curso. A continuación, compartimos las expresiones vertidas por el Dr. Ángel Manuel Rodríguez, consejero del Instituto de Investigación Bíblica de la Asociación General (AG).

Dr Angel M Rodriguez

El lema de este Concilio es una apelación a la misión.

Este es un enfoque útil. Debemos tener presente la importancia de la santificación ya que el ambiente donde vivimos es lo opuesto. Estamos rodeados por una cultura en donde el concepto de santificación no existe. Nadamos contra la corriente y es tan fuerte que podemos olvidar la importancia de vivir una relación íntima de comunión con Dios, continuar el proceso de santificación.

La santificación es algo que se nos otorga gratuitamente al comenzar la vida cristiana. En este sentido, este proceso es un concepto muy simple: “yo he escogido pertenecer al Señor”. Santo es aquello que está al servicio de Dios. Hay una dimensión de la santificación que es de naturaleza ética y moral. Ese pertenecer al Señor se transforma en algo más: en una forma de vivir. Así comienza este segundo paso “Santifícame Señor”, de manera que los valores tuyos se reflejen en mi vida, que mi carácter se transforme a imagen del de Cristo. Es un proceso que lleva toda la vida.

Este tema es relevante para el ministerio, para la iglesia. La Biblia cuenta con llamados ocasionales a vivir una vida santa aún en un contexto de corrupción.

Este sincretismo ha permeado el cristianismo y la identidad se diluye.

Este es un peligro que la iglesia siempre va a tener. Ella se desenvuelve en este contexto y es imposible separarla. Lo importante es que la iglesia sepa claramente cuál es su identidad, cuál es su mensaje y misión. Si tiene esto en claro, la iglesia puede navegar en ese océano sin mayores problemas. El elemento clave aquí es el ministro. El miembro de iglesia no tiene mucho tiempo para reflexionar sobre cómo se va a relacionar con esta cultura contraproductiva. El pastor se convierte en el timón (aclara las cosas compatibles y no compatibles de la cultura con Dios) y esta orientación debe ser constante. En muchas partes del mundo la cultura impacta sobre la iglesia; afortunadamente el liderazgo está bien plantado y eso ayuda a frenar este flujo de lo que es popular. Es un reto en todo el globo.

¿Cuál es el desafío más grande para un líder?

Está relacionado con lo que considero el tópico doctrinal teológico más importante en la Iglesia Adventista: la Eclesiología o doctrina de la Iglesia. Es el tema de cómo la iglesia confronta al mundo y cómo mantenerse pura. Y, el liderazgo, es parte de esa teología: cómo opera, cuál es la naturaleza de la autoridad, etc. Todo esto es parte de ese paquete y hay que analizarlo y se está discutiendo. El líder tiene variadas funciones: además de la organización y programación de actividades, debe motivar porque sabe cuál es el sendero. Esto es algo que vengo (junto a otros) enfatizando hace muchos años: el líder tiene que saber cuál es el camino y el poder distinguir es a través de la Palabra de Dios. Es el fundamento para poder discernir en este océano de ideologías, cuál es el rumbo.

Para ser más específico, probablemente el reto más grande que están afrontando los líderes alrededor del mundo es “cómo preservar la unidad de la iglesia”. Es un tema complejo. Es una iglesia mundial en diferentes culturas, con diferentes formas de pensar y, según la iglesia crece, el reto de la unidad se vuelve más importante. Desarrollar una forma de trabajar que nutra y preserve esta unidad es un gran reto.

Ud. ha puesto en especial relieve a la Palabra de Dios. Es inverosímil pensar que en el mismo cristianismo se tenga poca conciencia de la importancia de la Biblia pero, en la práctica, ¿Qué uso se le da?

Esta es una gran preocupación. El miembro de iglesia promedio no estudia la Biblia. Se alimenta espiritualmente de la Palabra únicamente el sábado, cuando escucha el sermón. Esto no quiere decir que no haya gente que estudia la Biblia pero, cuando piensas en la herramienta que la iglesia ha provisto para facilitar el estudio de la Biblia (el folleto de estudio diario de lecciones bíblicas propuesto por la Escuela Sabática) y, que un gran número de miembros de iglesia no lo estudian, y que quizás no le preocupa, es un indicio a tener en cuenta.

Esto se está volviendo muy común dentro del adventismo y es muy preocupante. De esto se desprenden los constantes llamados del Pr. Ted Wilson, consciente de esto, promoviendo a la oración y el estudio de la Biblia. En esto está la vida de la iglesia.

La misión está relacionada con el compartir lo que Dios nos provee en su gracia; si uno llega para cumplir la misión, y lo hace con las manos vacías….la misión es ilusoria.

Para un miembro de iglesia, La mejor manera en llegar a conocer el reino es involucrándose en la misión. Encontrar a alguien y ayudarle con los estudios bíblicos. Pero primero, para poder dar debe uno nutrirse: abrir su Biblia, buscar los versículos, leerlos, entenderlos. Esto ya de por sí es un despertar espiritual y que al compartirlo, el conocimiento se afirma. Dejemos que las palabras de la Biblia fluyan por nuestra mente.

Teniendo en cuenta esto, ¿qué papel juega la educación superior adventista, en este caso la UAP?

Juega varios roles. Pero el más importante es el modelar. Se cuenta con cientos y cientos de jóvenes y si podemos forjar en ellos una vida devocional, en el aula, con los profesores, etc., estaremos cumpliendo parte del cometido. De esto se desprende el valor de integrar la fe y el conocimiento; de esta manera el estudiante comienza a ver la relevancia de la Palabra en el campo del conocimiento, y así podrá transferir más fácilmente estos conceptos a su vida.

Esta institución cuenta con personas bien capacitadas, con vastos conocimientos. Además estos individuos, ocasionalmente, podrían visitar las iglesias y estimularlas, y motivarlas.

¿Qué mensaje puede compartir con un joven que, tal vez, pueda estar pasando un momento de indecisión?

La indecisión es normal. Estás buscando la vereda por la cual transitar y definir a qué dedicar tu vida. Hasta puedes sentirte culpable por encontrarte en tal encrucijada. Ten en cuenta la experiencia de otros y bríndale tiempo a la lectura de los evangelios, leyendo la vida de Jesús y cómo él confrontó los retos, que en cierta forma, son los que te pueden tocar a ti; cómo conversó con la gente, con la cual te puedes identificar, y cómo los vio. Cuando encuentres esa luz, abrázala. No importa cuánta sea. Abrázala. Poséela y di: este es mi camino, por aquí yo voy. Dios te bendecirá y guiará y serás bendición para otros.

Ultima modificacion: 13 de Febrero de 2013

Volver Arriba

Secretaria de prensa y Difusion | Universidad Adventista del Plata | www.uapar.edu