HISTORIA

Dice la Biblia que Dios creó “hierba verde que de semilla y árbol que de fruto” en el tercer día de su creación. Allí fue hecha también la uva. Probablemente la variedad que nosotros conocemos como Vitis vinifera haya sido la primer variedad de uvas, que ha dado origen a lo largo del tiempo a las más de 5000 que se conocen actualmente. Así, esta uva fue la que comieron Adán y Eva, fue la vid que plantó Noe después del diluvio y las uvas de la tierra prometida. Desde su origen en Asia Menor comienza a ser cultivada sistemáticamente alrededor del año 3500 AC en la región del Mar Caspio.
Los egipcios la cultivaban ya por el 2440 AC. Hay dibujos de uvas en sus tumbas. Los fenicios, grandes comerciantes, llevaron la uva a Grecia (600 AC), a Italia (300 AC) y hasta el sur de Francia. Así se constituyó junto con el trigo y el aceite de oliva como uno de los tres alimentos míticos de estos países mediterráneos.
El cultivo de la vid se popularizó en la época del Imperio Romano, difundiéndose por toda Europa y hasta Inglaterra y África. Sin embargo, luego de la caída del Imperio, el cultivo de la uva queda confinado a monasterios y conventos.
A principios del siglo XVII los conquistadores traen con ellos estacas de vid. Con ellos venían evangelizadores que necesitaban vino para celebrar la misa y pasas de uva, preciado alimento para los largos viajes que debían afrontar. Van fundando ciudades e implantando sus costumbres. Lamentablemente en Norteamérica los viñedos no sobrevivieron al clima local y desapareciendo de toda la costa Este donde habían sido plantados. Diferente fue la suerte de esta uva europea introducida por los monjes Franciscanos desde México a la costa Oeste de Norteamérica, especialmente en la zona de California. Esta fue la situación existente allí hasta la introducción de la variedad Concord en el siglo XIX, que es en la actualidad la más popular por aquellas latitudes.
A finales del siglo XIX ocurre una destrucción masiva de los viñedos franceses debido a una plaga. No es hasta la hibridización de la Vitis vinifera europea con la Vitis labrusca americana que se recupera la industria en Europa.

Mapa de las Uvas

Hoy en día, la vid se cultiva en las regiones cálidas de todo el mundo, siendo los mayores productores: Australia, Sudáfrica, los países de Europa (Italia, Francia, España, Portugal, Turquía y Grecia) y en el continente americano, los mejores viñedos se encuentran en California, Chile y Argentina.
Existen innumerables variedades de uvas con grandes diferencias entre sí; en forma, tamaño, tonalidad de los frutos, productividad, calidad, etc. Todas ellas se han clasificado tradicionalmente según su destino final sea para vinificación o para consumo de mesa. Las variedades europeas se consideran superiores a las norteamericanas para elaborar vinos de mesa, como frutos de postre y de mesa y para elaborar pasas; mientras que las últimas se prefieren para obtener jugos y jaleas.